6 ene. 2010

Pastito y agua

Lejos de tener un cuarto como éste, el mío era compartido con mi hermana. Lindo pero no tan canchero.
Recuerdo esa noche. Las dos en la cama esperando a los Reyes. Mi mamá gritaba desde su cuarto: "Si no se duermen nunca van a venir". Los nervios y el dolor de panza no nos dejaban en paz y cerrábamos los ojos como queriendo soñar. Era imposible.
Ese enero habíamos pedido un piano! "Sí, un órgano y que sea YAMAHA eh!". Por ese entonces, mi papá se había declarado independiente y con mi hermana no entendíamos por qué nos íbamos de vacaciones 3 meses a la costa. La independencia cuesta y eso si se hizo notar el primer año. No había trabajo.
Esa mañana, corrimos con mi hermana a buscar el órgano. En su lugar, encontramos un órgano chiquito, muy chiquito... y un montón de cosas que no habíamos pedido. "Mamá no pedí una muñeca!!!"
El órgano llegó 3 años más tarde de la mano de Papá Noel y hoy descansa en paz debajo de una cama.
Nunca voy a olvidar ese 6 de enero y hoy pienso, qué dificil es, aveces, consentir a los hijos!
Feliz día de Reyes!!

Imagen gentileza de Emma's Design Blogg. By Graphic Exhange

No hay comentarios:

Publicar un comentario