26 ene. 2010

Energía

Lejos del Congreso Mundial de la Energía, en el que participé trabajando para Toyota con los japoneses más bizarros que conocí en mi vida, allá por el '99, el "Post" de hoy habla de otro tipo de energía.

Esperen. Volviendo un poco al Congreso.
Por esas épocas, era joven, flaca y me pagaba las "entregas" de diseño poniendo cara de linda. Mi mamá iba a todos los eventos en los que participaba, porque lejos de ser una "star", yo, era una "promotonta" de 18 años. Grace me esperaba afuera. Alternaba "Agulla & Baccetti" y mis aires de creativa con un poco de esas cosas. Mi primer cheque en Agulla fue de " $125". Está claro que eran otras épocas. Pero nadie vive con eso ni en la Edad Media.

Ese Congreso fue el mejor de todos. Probé Sake por primera vez y estuve en la delgada línea roja. Sí, roja y blanca. Aprendí mis primeras palabras en Japonés y un poquito más. Ya amaba viajar, y prometí ir a visitarlos.
Bueh! Nadie dice esas cosas en serio.

Ok. I´m back.

Energía por acá, energía por allá. Cuando voy a mis cursos espirituales o digo que no me gusta tal persona porque no me da "buena vibra", mis alrededores suponen que tengo cierta locura. "Salí de la secta" me han llegado a decir. Lo cierto, es que esta manera tan particular que tengo de sentir la vida, me gusta. Me hace bien. Y junto con la intuición siempre me llevan a buen puerto. Mi bandera es de colores (como la gay) pero dice: " Por algo será..." Y así voy aceptando cada acontecimiento de mi vida. Bueno o malo.

Energía = colores.
Cómo se siente el buen humor o mal humor de la gente a través de los colores con los que se visten, no?
Yo estoy en "AZUL FURIOSO". El azul es armonía. Manu vino de playa (él sigue en Cariló, aunque hace dos días que llegó a la ciudad porteña). Meli en blanco. Vero en blanco también.

Ví estas fotos y quise compartirlas.
Es increíble la energía que transmiten los colores de la vida. Los colores de las comidas, de los lugares... las texturas...

Cómo estás vestido hoy? Cómo es tu casa?



2 comentarios:

  1. Qué bueno, entonces, que la primera vez que estuviste en casa dijeses que tenía buena vibra: me pasa con las casas que percibo cuando están "vividas" o simplemente habitadas; ah, y mi remera hoy es azul.

    ResponderEliminar
  2. Estamos en armonía... que lindo! Y sí tu casa tiene una calidez propia del que la habita. Vos! :)

    ResponderEliminar