7 mar. 2011

Bon Jour París

Y ella se hace esperar. Como toda Reina. Porque París, es una verdadera Reina. La reina de Europa. Mal que les pese a todos. Sobretodo a los ingleses.
Hoy aprendí una vez más, que no hay mal que por bien no venga. Todo es por algo. Y si uno no se resiste la vida te sorprende.
Vuelo atrasado 4 horas. Literalmente Barada en Barajas y París que no llegaría hasta el lunes a las 11 am. Mientras que debería haber pasado la “Noche del domingo” sin Sofovich y con Sergio, mi amigo español, en la ciudad de la luces, sin darme cuenta, me encuentro sonriendo mientras tomo un baño de inmersión en un hotel 5 estrellas en las afueras de Madrid.
Conexión cancelada y Buffet a todo mariscos en una mesa compartida con un español muy sociable y dos argentinas, que resultan ser amigas de una amiga. Dios los cria y ellos se juntan. Una vez más, qué chico es el mundo. ( Nota: Luli, me senté a cenar con Pili Castro Videla y "Pomelo" de Eidico)
Mientras vuelo rumbo al aeropuerto de Orly, se me tapan los oídos, la azafata me pregunta si quiero un desayuno dulce o salado y la verdad es que se me hace revuelto la panza mientras intento dormir una horita más para llegar lo más despierta a casa. Mi casa. Mi París.

1 comentario: